No.3--salvia--Contracepción masculina
 
CONTRACEPCIÓN MASCULINA
La Organización Mundial para la Salud dio a conocer recientemente en la revista Fertility and Sterility los resultados de una investigación sobre un método anticonceptivo para hombres. Éste consiste de una inyección de un derivado sintético de la hormona masculina testosterona, la cual reduce la cantidad de espermatozoides a concentraciones imperceptibles.

Las pruebas del anticonceptivo se hicieron con 401 parejas voluntarias estables provenientes de Australia, China, Francia, Hungría, Singapur, Suecia, Tailandia, Reino Unido y Estados Unidos de Norteamérica, cuyo componente masculino estaba entre los 21 y los 45 años de edad.

El nuevo anticonceptivo resultó seguro efectivo y reversible, dando más opciones de contracepción a las parejas ya que sólo existían tres métodos para hombres: condón, vasectomía y coitus interruptus.

Comentario:

Los resultados presentados por la OMS son muy alentadores pues con un método masculino seguro, reversible y efectivo como los desarrollados hasta ahora para las mujeres, se brinda la posibilidad a los hombres para que se responsabilicen en mayor medida, de la regulación de la fertilidad y de la salud reproductiva.

Un método hormonal puede resolver algunas de las deficiencias presentadas por los métodos masculinos como el retiro, el condón y la vasectomía, ya que no limita la espontaneidad, ni reduce la sensibilidad, tampoco se percibirá como que reduce la fuerza física o la virilidad. Es decir, un método hormonal para los hombres puede tener mayor aceptabilidad.

Sin embargo, aunque el desarrollo tecnológico en la anticoncepción masculina es una condición necesaria para que los hombres compartan con sus parejas las responsabilidades anticonceptivas, no es suficiente ya que ahora es necesario dirigir los esfuerzos para investigar aquellos factores socioculturales y subjetivos relacionados al género que puedan resultar en obstáculos para la aceptación en general de su responsabilidad en los eventos reproductivos.

Además, la participación de voluntarios en el estudio de la OMS no indica necesariamente que "los hombres" estén dispuestos a hacerse cargo de la anticoncepción, es necesario investigar si en culturas como las de Latinoamérica y Africa, la mayoría de los hombres llegan a aceptar el uso de métodos masculinos como el probado por la OMS.

JAVIER ALATORRE
CISP/INSP